Get Adobe Flash player

Calderón, Peña y las drogas

El presidente Calderón, reiteradamente opuesto a la legalización de algunas drogas, propuso a Estados Unidos y a la ONU que exploren alternativas de mercado para combatir al narcotráfico. Más que un reconocimiento del fracaso de su estrategia guerrera, Calderón está anticipando que el gobierno del PRI cambiará la estrategia.

Estados Unidos, declaró Calderón al Wall Street Journal, “tiene la responsabilidad de explorar alternativas a la prohibición (y guerra a los narcotraficantes en países productores o de tránsito, como el nuestro, podría haber agregado), incluyendo las de mercado.

Ante la Asamblea General de la ONU propuso el 26 de septiembre “que ésta, nuestra ONU, haga una valoración profunda de los alcances y límites del actual enfoque prohibicionista en materia de drogas”.

Es lo mismo que han propuesto los presidentes de Guatemala y de Colombia, y los expresidentes Fernando Henrique Cardoso, César Gaviria y Ernesto Zedillo de Brasil, Colombia y México, respectivamente. Ante tales proposiciones, Calderón mantuvo la guerra armada como recurso principal del gobierno contra el narcotráfico.

Calderón y Peña Nieto se reunieron el miércoles en Los Pinos a puerta cerrada para analizar la situación general del país en seguridad pública; sólo hubo un comunicado meramente protocolario.

Aunque Peña ha hablado poco acerca de cómo enfrentará el problema de la inseguridad, el general colombiano Óscar Naranjo, contratado como asesor en esos temas por el futuro presidente, tiene un orden de ideas que sin empacho, ha expuesto en diversas entrevistas de prensa.

Sin olvidar que Naranjo sirvió al gobierno de Álvaro Uribe, que fue el del paramilitarismo en la política colombiana, es interesante su entrevista con el diario español El País, del 30 de septiembre.

Ahí se refiere al objetivo que según él, debe regir la política de seguridad pública y a algunas claves que podrían ser parte de la estrategia del próximo gobierno en la materia.

El objetivo, según lo propone quien fuera jefe de la policía colombiana hasta hace algunos meses, consiste en disminuir la violencia y proteger a los ciudadanos. Para subrayarlo, insiste en la necesidad de un nuevo discurso que transmita que es más importante proteger la vida, los derechos y las libertades de la gente, que combatir el delito.

En Colombia, en efecto, el narcotráfico ha seguido creciendo como negocio, aunque con menores índices de muertes; hace años, dice Naranjo, “la tasa de homicidios (en Colombia) era de 78,80 por 100.000 habitantes, todavía estamos lejos de una cifra razonable, pero la dejamos en 32 por 100.000”. En México, la guerra al narco elevó esa tasa a 23 homicidios por 100 mil habitantes.

Establecido el objetivo de disminuir la violencia y combatir el delito en segundo plano, Naranjo habla de algunos parámetros de la estrategia para lograrlo; el primero es que las políticas de seguridad sean de Estado y no de partido para que se genere un consenso social favorable.

Una de las debilidades de la estrategia de Calderón fue el haberla politizado. Naranjo condesciende con el gobierno actual y declara que no todo fue inútil porque hubo “fortalecimiento institucional y el desgaste de las organizaciones violentas”. Ese juicio, al menos en algunas regiones del país, es una falsedad.

Un elemento de la estrategia al que Naranjo le da enorme importancia, es el discurso con el que se interprete el sentido de las acciones que emprenda el gobierno. Al respecto sostiene que es un error “garrafal” identificar la política de seguridad pública con la palabra guerra y da tres razones: el delincuente no es un enemigo a aniquilar, la palabra no representa un valor sino un problema y genera en el criminal “un estado de certidumbre: mientras me matan, yo mato”.

Sobre el mismo tema del discurso, subraya que la ciudadanía en México tiene una especial sensibilidad por las víctimas, “lo cual no sucedió en Colombia ni en Centroamérica” y que por lo mismo, habría que “elevar la voz de las víctimas y ahogar la voz del victimario” (¿censurar lo que se publique en medios de comunicación al respecto?).

Naranjo, dice El País, ha sido recibido con recelo por sectores del ejército y de la armada de México, por algunas organizaciones civiles y grupos de izquierda. No le ayuda el haber servido en el gobierno de Uribe ni la confianza que le ha demostrado el gobierno de Estados Unidos con el que, por cierto, propone que “hay que abrir mucho más el espectro de colaboración para que la información se procese a tiempo”.

Sin embargo, los hechos son que la guerra frontal armada al narcotráfico ha convertido nuestra sociedad en víctima y rehén, y que no tiene posibilidades de éxito. Un cambio de estrategia es necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo