Get Adobe Flash player

Confrontación en las élites

Guillermo Knochenhauer

 

Las ideas no son en estos tiempos lo que fueron. No hace
muchos años encendían el debate, podían estimular otros pensamientos y
eventualmente, hasta cambiar las maneras de ver al mundo. Hoy en cambio, faltan
ideas para afrontar problemas cruciales relacionados con  los paradigmas del desarrollo.

El culto al individuo, al mercado y al dinero, que es la propuesta
del neoliberalismo, ha probado sus miserias intelectuales; ni siquiera puede diagnosticar
con realismo la crisis que ha provocado y lo que es peor,  sus ideas sirven para agudizar conflictos como
los que vemos entre el capital financiero y el productivo o entre gobiernos y la
población vulnerable, sobre todo jóvenes, en los más diversos países.

Todo empezó en los años setenta del siglo pasado. Desde
entonces, en las economías tecnológicamente avanzadas -Europa, Estados Unidos- el
empresariado industrial empezó a rebajar salarios y derechos laborales y los
gobiernos, a recortar el gasto social y privatizar empresas y servicios
públicos esenciales.

Ese programa destructivo es anterior a la crisis financiera
del 2008, lo que obliga a pensar que la crisis como hoy la vemos, tiene su
origen en la economía real, la que produce cosas y servicios, y no en el estallido
de burbujas especulativas financieras como el de 2008.

La raíz del problema es que la tasa de ganancia de la
economía real es decreciente desde 1973 en Estados Unidos y en las economías
líderes de Europa y de Asia. Esa caída causa la ofensiva en contra de los
asalariados desde la década de los setenta; explica también el decálogo neoliberal
que varios gobiernos como el nuestro adoptaron para desregular, desestatizar y
desproteger las economías nacionales y permitir que los mercados que dejaran
las empresas públicas y las privadas que quebraran, los ocuparan las firmas
transnacionales.

Resultado:
estancamiento de los salarios, baja del poder de compra de la clase
media, facilidad de endeudamiento familiar en los países ricos para compensar
el estrechamiento del mercado y retiro de grandes capitales industriales hacia la
especulación en las esferas financieras.

La fuga de capitales de la economía real a la financiera se
ha traducido en un crecimiento desmesurado del poder de los bancos, de los fondos
de inversión, de las compañías de seguros y de las agencias de calificación de
deuda.

Esas instituciones han sorteado la crisis de los bonos
chatarra, última en la que se han metido, con paquetes multimillonarios de
rescate sin tener que aceptar mayores regulaciones. La explicación es su enorme
poder de influencia en las políticas públicas.

A la lógica y los intereses del capital financiero no le
viene mal la concentración de la riqueza, mientras que las ganancias de las empresas
que se ocupan de procesos productivos, dependen del poder de compra de su
mercado, fundamentalmente formado por la clase media.

La controversia de esas lógicas y el afán de control para
imponerse, formó parte del conflicto fiscal que protagonizaron el gobierno de Barack Obama y la oposición
republicana.

Obama proponía
reducir el déficit fiscal elevando impuestos para no tener que hacer recortes
drásticos al gasto social que afectaran el poder de compra de los
estadounidenses.

Los republicanos impusieron su punto de vista: el ajuste
fiscal será de 900 mil millones de
dólares de inmediato, hasta alcanzar 2.5 millones de millones en 10 años.
No hubo aumento de impuestos a los más ricos, que lo son por haber puesto todo
o parte de su capital a ganar con las alzas especulativas en las esferas
financieras.

Lo que vimos en Estados Unidos y que se repite con sus
peculiaridades en otras latitudes, es una auténtica lucha, no de clases entre
empresarios y trabajadores sino entre élites del capitalismo. El conflicto irá
en aumento y reducirá la tasa de crecimiento económico estadounidense, lo que
afectará la confianza en sus instituciones y su liderazgo en la política
internacional.

El miércoles, el Presidente Calderón dio en Tijuana atisbos
de su perspectiva sobre la economía. “vemos, dijo, un escenario muy complicado
del entorno mundial (…). Mientras no juguemos a la ruleta con las finanzas
públicas del país, en esa misma medida México será fuerte y va a salir
adelante”.

Error: el mayor problema de México no es fiscal ni
financiero, sino de bajo crecimiento de las inversiones y del PIB. Hay que
hacer que las finanzas públicas jueguen su papel de atraer inversiones, las
cuales registran un mísero crecimiento
de 0.6 por ciento promedio anual durante la actual administración.

Hace falta que recuperemos, como país, el valor de las ideas
que quedaron hechas a un lado por el pensamiento único del neoliberalismo,
introducido por los gobiernos priistas de Carlos Salinas y Ernesto Zedillo que
los panistas Fox y Calderón no han hecho más que reproducir.

knochenhauer@prodigy.net.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo