Get Adobe Flash player

Crear empleos

Entre 2001 y 2011, México descendió de la posición 42 en
competitividad a la 66 y por su tamaño, nuestra economía pasó de ser la novena
a la decimocuarta del mundo. A causa de ese deterioro de la posición de México
en la economía global, se acumuló un déficit de 5.68 millones de empleos entre los
años 2000 y 2010, los salarios reales disminuyeron y se perdió estabilidad en
el empleo de quienes lo tienen, precariedad que ahora se quiere legalizar mediante
una reforma a la Ley Federal del Trabajo.

La reforma que discutirán los diputados es la que propuso el
PRI hace poco más de un mes y a la que el PAN ajustó la suya de hace un año. Deja
intocada la corrupta estructura sindical corporativa del PRI, flexibiliza la
contratación y despido de trabajadores y no da ninguna ventaja a obreros y
empleados, como hubiera sido la jornada de 40 horas.

Panistas y priistas se han comprometido a que el Congreso
apruebe esa reforma durante el actual periodo de sesiones, que termina el 30 de
abril. Para lograrlo, el PAN, que proponía medidas que afectaban la estructura
corporativa del sindicalismo, como la elección de dirigentes por votación
secreta y transparencia en el manejo del patrimonio sindical, borró ese tema de
su propuesta y ahora dice tener “absoluto” respeto a la autonomía sindical.

La verdad es que los costos de las rigideces del mercado de
trabajo tienen mucho menor importancia en el deterioro económico y social de
México que se relaciona con la pérdida de competitividad en la economía global,
que los costos de servicios como las telecomunicaciones y los financieros, o los
errores de política económica que deja que las exportaciones a Estados Unidos
sean el motor de nuestro crecimiento, aunque no se fomente la innovación
tecnológica para competir en ese mercado.

Y sin embargo, está a punto de aprobarse una reforma laboral
que declara tener como objetivo central la creación de empleos, a condición de flexibilizar
las relaciones laborales. Si la reforma tuviera una racionalidad económica,
habría que ver hacia otros países, como España, que han hecho reformas a su
legislación laboral con el mismo sentido y promesas. Allá han ocurrido tres
cosas: no se crearon más empleos que puedan atribuirse a la reforma legal, disminuyó
la capacidad de gestión sindical y la flexibilización del mercado se hizo
permanente.

Facilitar legalmente la contratación y despido de
trabajadores no genera empleos. Las decisiones empresariales de inversiones que
crean puestos de trabajo, dependen de muchos factores, algunos más importantes
que las relaciones laborales.

El empleo crece o disminuye en cualquier tipo de mercado
laboral, siempre que haya mercado con capacidad de compra, financiamiento y que
no haya cuellos de botella en infraestructura y servicios importantes.

Lo que la política económica en México ha hecho, y ahora se
pretende legalizar, es abaratar los costos del trabajo para afirmarlo como
principal factor de competitividad de las exportaciones, en vez de basar la
capacidad competitiva empresarial en el conocimiento, la organización, las
innovaciones tecnológicas, la capacitación laboral y las remuneraciones
salariales asociadas a los avances en productividad.

En el mercado laboral se da el primer y fundamental reparto
de la riqueza generada (el Producto Interno Bruto) entre empresarios y trabajadores
(el segundo se da a través de la política fiscal). Ese reparto depende de factores
económicos, como la productividad laboral, pero también del poder de
negociación de las empresas y de los sindicatos. La reforma que pretenden
aprobar el PRI y el PAN establecerá reglas que implican mayor precariedad
laboral y menor capacidad sindical (inclusive del corporativismo) para atender
las necesidades y derechos de los trabajadores y empleados.

Una vez que se establezcan la contratación temporal, que se
acepte la figura del aprendiz, que haya jornadas por horas y que los puestos de
trabajo sean para diversas actividades, serán condiciones permanentes. El
mercado laboral se habrá transformado a una mayor precariedad laboral, sobre
todo de los jóvenes y de las mujeres.

Lo más importante es que será el resultado, no de lo que el
crecimiento de la economía, de su competitividad y del empleo requieren según
la racionalidad económica; será resultado de las actuales relaciones de fuerza política
y social, que el PAN y el PRI -en campaña por la presidencia de la República- inclinan
a favor del empresariado y del charrismo sindical.

La reforma laboral en puerta hará que se siga remplazando la
eficiencia productiva que deriva de esfuerzos innovadores y organizativos
basados en la tecnología, por el abaratamiento laboral y empequeñecimiento del
mercado interno.

knochenhauer@prodigy.net.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo