Get Adobe Flash player

Crisis ambiental, alimentaria y ética

Crisis ambiental, alimentaria y ética

 

Guillermo Knochenhauer

 

El cambio climático, que para la humanidad es una amenaza a su sobrevivencia, unos pocos “hombres de negocios”, protegidos por los gobiernos y la ideología neoliberal, lo han convertido en otra oportunidad para enriquecerse más.

Los fenómenos meteorológicos son cada vez más inusitados. Durante los últimos meses, el calor alcanzó temperaturas jamás registradas en Rusia y se presentó en Sinaloa una helada en febrero que causó la pérdida de cinco millones de toneladas de maíz.

En la información que diariamente genera el Grupo Consultor de Mercados Agrícolas, leemos sobre la sequía en Europa Occidental y en Centroamérica, mientras que en Estados Unidos se retrasan los cultivos por exceso de humedad, y se especula que podrían perderse hasta 40 millones de toneladas de maíz, de las 343 millones que estimaba producir ese país en el ciclo 2011/12.

La agricultura en México también está afectada por el clima. Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Zacatecas y Chihuahua padecen una grave sequía, que el secretario de Agricultura, Francisco Mayorga, minimiza, seguramente para no “calentar los mercados”. Los productores de sorgo de Tamaulipas calculan que perderán 30 por ciento de su siembra.

Octavio Jurado, gerente general de la Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Agropecuario, considera que en mayo de 2011 hubo menos agua que en 2009, cuando se presentó la sequía más aguda en los últimos 70 años.

Las variables climáticas se han vuelto un factor real de incertidumbre para la producción alimentaria; no obstante, los gobiernos del mundo han preferido representar intereses de negocios que los de la humanidad, y no han construido los acuerdos necesarios para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero que alteran los equilibrios naturales del ambiente. Las emisiones mundiales de CO2 alcanzaron su mayor nivel en la historia en 2010, según informó esta semana la Agencia Internacional de Energía.

La crisis ambiental y alimentaria es también una crisis ética que tolera el dominio de los negocios sobre asuntos vitales. En vez de afrontar la creciente incertidumbre que provoca el cambio climático para darle soluciones, aunque impliquen disminuir el consumo de hidrocarburos y el crecimiento productivo, esa incertidumbre se ha convertido en objeto de especulación financiera.

Es la llamada financiarización de la economía o dominio del capital financiero sobre el productivo, amparado por la ideología neoliberal y por reformas y cambios legales hechos desde Estados Unidos (y seguidos por el resto del mundo) para desregular las actividades financieras.

En ese marco “neoliberal”, masas crecientes de dinero, que no encuentran oportunidades de inversión en las actividades productivas, fluyen a los mercados bursátiles en cantidades varias veces superiores al valor de las mercancías representadas por acciones y títulos que ahí se intercambian.

Las ganancias que se obtienen de esas transacciones son cada vez más independientes de los costos, precios y ventas de las empresas bursatilizadas; tienden a generar ganancias mayores que las de actividades productivas, pero también burbujas y estallidos especulativos. El más reciente, el inmobiliario, condujo por primera vez cantidades inmensas de dinero a los mercados bursátiles del sector alimentario.

Ello convirtió a los granos básicos en objeto de especulación, lo que hizo de la crisis alimentaria de 2007/2008, 2010/2011 un fenómeno sin precedentes y de la especulación desenfrenada uno de los rasgos distintivos del actual sistema alimentario mundial.

El calentamiento global no ha sido, hasta ahora, causa de pérdidas de cosechas que pusieran en riesgo los niveles alimentarios en el mundo. Tampoco los ha puesto en riesgo el aumento del consumo alimentario ni la fabricación de biocombustibles. Lo único que han provocado esos factores hasta ahora, es que los inventarios mundiales de maíz, por ejemplo, bajaran de 145 a 122 millones de toneladas en tres años.

No obstante, los precios de los alimentos han escalado alturas sin precedentes. Entre abril de 2010 y el mismo mes de 2011, la tonelada de maíz en los mercados de futuros aumentó 105 por ciento, igual que el sorgo, mientras que el trigo duro lo hizo en 79 por ciento.

Alzas como esas favorecen a los especuladores bursátiles, a los agricultores tecnificados de grandes extensiones y a las comercializadoras de granos. Los pequeños y medianos campesinos desorganizados no obtienen beneficios ni, por supuesto, los consumidores. El alza especulativa de precios ha forzado a más de 300 millones de personas en el mundo a integrarse a las filas de más de mil millones de seres humanos que padecen hambre en el planeta.

Las soluciones empiezan por un cambio ético para someter la lógica mercantil y de los negocios a la sustentabilidad y eficiencia social de las actividades humanas.

knochenhauer@prodigy.net.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo