Get Adobe Flash player

De las telecomunicaciones a los bancos

Si cuaja la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones y radiodifusión como la acordaron en el Pacto por México los principales partidos políticos y el gobierno, cabría esperar que las mismas directrices se aplicaran en otros sectores de la economía, igualmente dominados por grupos con excesivo poder, como el financiero.

La iniciativa de reforma en telecomunicaciones implica un doble reconocimiento: por una parte, que se han generado poderes cuasi-monopólicos por falta de competencia y por la otra, que el sistema jurídico vigente ha servido más para convalidar la presencia de esos poderes predominantes que para fortalecer el Estado de Derecho.

Lo mismo se puede afirmar del sistema bancario, en el que además de su concentración en pocas instituciones que operan y cobran a su antojo, escasamente reguladas, las predominantes son extranjeras, lo que significa que la administración del ahorro nacional se decide exclusivamente conforme al interés en sus respectivas sedes corporativas.

En telecomunicaciones y en el sistema financiero se crearon concentraciones de poder privado que han encarecido sus servicios a consumidores y empresas, lo cual le resta capacidad a la economía familiar y competitividad al país.

A esos grupos se les puede contrarrestar reforzando a las instituciones públicas. La reforma en telecomunicaciones y radiodifusión significa un tercer reconocimiento, que es que tanto el PRI neoliberal de los años noventa como el panismo asumieron, equivocada o deliberadamente, la debilidad de las instituciones del Estado y desde esa premisa, dejaron que crecieran poderes fácticos en sectores estratégicos.

Durante veinticuatro años, los gobiernos no fueron capaces de oponerse a la influencia de grupos de poder por encima del interés general, “poderes fácticos” que quizás ahora veamos que no lo son tanto.

Si ahora se consigue acotarlos, si la reforma que se discute en la cámara de diputados se lleva a cabo hasta las leyes reglamentarias sin perder sus directrices originales, será un precedente para aplicar medidas semejantes a otros sectores, igualmente afectados por la presencia de cuasi monopolios.

Tales medidas las requiere el sector financiero. Las reformas surgidas de la crisis de 1994 en ese sector sanearon el sistema para luego provocar su concentración extrema.

Isabel Guerrero, por el Banco Mundial, Luis Felipe López-Calva por el Stanford Center y Michael Walton, de la Kennedy School de la Universidad de Harvard, estudiaron “La trampa de la desigualdad y su vínculo con el bajo crecimiento de México”.

En relación al sistema financiero se afirma en el estudio que “La proporción de activos en manos de los cinco principales bancos del sistema financiero mexicano pasó del 74 por ciento de 1994 a 88 por ciento en 2001, convirtiéndose en uno de los sistema bancarios más concentrados del mundo”.

También se puede afirmar que el sistema bancario en México es el único de una economía importante como la nuestra que ha dejado en manos extranjeras la captación y destino del ahorro del país.

Fernando Aportela, subsecretario de Hacienda, adelantó en entrevista con EL FINANCIERO (19 de marzo 2013) que en el primer semestre de este año habrá un proyecto de reforma financiera emanado del Pacto por México.

Aportela sólo se refiere en la entrevista al propósito de expandir el crédito para lo cual, dijo, se revisará la ley de ejecución de garantías y se propiciará que trabajen juntas la banca comercial y la de fomento, ésta como garante, lo que reducirá riesgos para la primera.

Si eso fuera todo, tal reforma sólo le facilitaría la vida a los bancos, con la expectativa de que así cumplan su función de refaccionar las actividades productivas, pero no resolvería la concentración y extranjerización de intereses en el sistema financiero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo