Get Adobe Flash player

Dos iniciativas importantes

Las dos iniciativas preferentes que envió el Presidente Calderón al Congreso son de hondo calado, tanto económico como político; una es para reformar la Ley Federal del Trabajo y otra para poner orden a las cuentas de los gobiernos estatales, municipales y del federal. En ambas propuestas hay que distinguir dos ejes: el político y el técnico con el que se pretende resolver cada problemática.

Del eje político, lo primero que salta es porqué, después de doce años de gobierno, el panismo esperó hasta el cuarto para las doce para proponer cambios jurídicos en tan importantes asuntos.

¿Por qué al final de su ciclo como poder Ejecutivo, propone el PAN acabar con la base de poder de liderazgos sindicales abusivos, tranzas y por lo mismo, obstáculo a la productividad de los trabajadores? Siendo gobierno, optó por la connivencia con el corporativismo sindical.

¿Por qué a punto de dejar el gobierno, el PAN quiere dotar a la federación de un instrumento legal que obligue a los tres ordenes de gobierno a lo básico, como es homologar la contabilidad de ingresos y egresos y evitar que los presupuestos se puedan ejercer con entera discrecionalidad? Como gobierno, soltó controles sobre las finanzas de los gobiernos estatales, excepto el de la oportunidad de su ministración, que manejó a su antojo.

La primera respuesta que tengo para ambas preguntas es que lo hizo para forzar al futuro gobierno del PRI a definirse en torno a tan delicados asuntos; la segunda es que el PRI no pasó la prueba de modernidad (en la reforma a la Ley Federal del Trabajo) y prefirió evitar tensiones con su sector sindical dinosáurico, que establecer medidas para avanzar hacia una auténtica representación obrera en sus dirigencias sindicales. Las tardías iniciativas de Calderón también se explican como su preparación y la del PAN para actuar como oposición, que es lo que ha hecho bien en su historia. A final de cuentas, el panismo siempre podrá alegar que su propuesta laboral era mucho más importante que lo que quedará aprobado -a más tardar el próximo domingo- por la interferencia del PRI.

Un eje técnico de la reforma laboral que parece político, es el tema del voto libre y secreto de los obreros para elegir a sus dirigentes. La falta de democracia sindical, es el principal obstáculo a una contratación colectiva que permita vincular eficazmente los avances de la productividad laboral con las mejoras salariales.

En el dictamen de los diputados, ese grave problema y el de la transparencia en el manejo de las cuotas que pagan los obreros a sus sindicatos, se reduce a expresiones anodinas, como que los estatutos sindicales “salvaguardarán el libre ejercicio del voto” y que deberán contener procedimientos para resolver controversias sobre la administración de recursos. La propuesta de Calderón de que los sindicatos se sometieran a auditorías externas, quedó eliminada.

Durante la discusión del dictamen en el pleno de la cámara de Diputados podrá haber modificaciones, pero para que sean sustanciales tendrían que aliarse dos de las tres grandes fuerzas y todo indica que el PRI y el PAN votarán por que ya no haya cambios mayores.

El otro aspecto técnico de la reforma laboral es el que abre modalidades de contratación más baratas para las empresas y modifica requisitos y procedimientos de emplazamiento de litigios laborales.

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Alberto Espinosa Desigaud, estimó que si los diputados aprueban el dictamen que ya se conoce de la reforma laboral, el Producto Interno Bruto tendría un crecimiento de 1.5 por ciento, se generarían 400 mil empleos más al año y mejorarían los salarios.

Lo cierto es que en muchos países se ha “flexibilizado” la contratación y despido de trabajadores y en ninguno se ha registrado mayor crecimiento de la economía, de los empleos ni de los salarios por ese motivo; sólo las  inversiones productivas provocan esos crecimientos y para hacerlas, las empresas requieren la expansión de los mercados, no la precarización del trabajo.

Con menos atención pública pero no por ser menos importante, el Senado aprobó la Ley General de Contabilidad Gubernamental, la otra iniciativa preferente de Calderón. Su propósito es terminar con la discrecionalidad y opacidad con la que gobernadores y presidentes municipales manejan los ingresos, egresos, deudas, plazas de burócratas y hasta padrones de beneficiarios de programas sociales.

El Senado remitió la ley a los diputados. Ojalá que entre en vigor y sirva para limitar los abusos del poder en el ejercicio de los recursos públicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo