Get Adobe Flash player

El desafío ético del desarrollo

Guillermo
Knochenhauer

 

Por fin se toma en
cuenta a la ética para pensar en el desarrollo. No es realista, dirán los
neoliberales, pero incorporar principios éticos en la búsqueda de alternativas
a ese modelo, es uno de los pocos bienes que la crisis trae consigo.

La Secretaría de
Relaciones Exteriores, la Secretaría de Educación Pública y el Sector de
Ciencias Sociales y Humanas de la UNESCO sostuvieron el miércoles y ayer jueves
un intenso programa de conferencias sobre el tema “Repensando el
Desarrollo. Ética e Inclusión Social.

Generalmente, dicen
los convocantes, “el desarrollo no es pensado en términos éticos, sino
como un conjunto de procesos técnicos y económicos inscritos en la historia.
Sin embargo lo que está en juego es profunda y esencialmente ético, a saber: la
identidad y autodeterminación de las comunidades humanas, cuestiones de valor
en la relación de los humanos en ecosistemas compartidos, el acceso equitativo
a los bienes públicos globales y a la cooperación internacional, la
distribución de los recursos dentro de las sociedades y el estatus de las
generaciones futuras”.

Bienvenido todo
esfuerzo que se haga para lograr que el desarrollo se asocie a la democracia, a
la justicia social, que sea incluyente y ambientalmente sustentable. Hace
cuarenta años que el mundo va en dirección opuesta a esos principios, empezando
por los gobiernos de las naciones más poderosas.

Varios de esos
gobiernos tienden al autoritarismo, la mayoría a enriquecer a los ricos en su incapacidad
o falta de voluntad de revertir las desigualdades y todos, con una o dos
excepciones, le han dado mayor importancia a los intereses de los negocios que
a las medidas que deberían aplicarse para mitigar el cambio climático.

La oportunidad de
superar la omisión de la ética que hace el modelo económico neoliberal, es la
profunda crisis a la que ha arrastrado al mundo. México, dice el gobierno, está
preparado para afrontar la volatilidad financiera internacional, pero ese no es
el diagnóstico correcto de la situación, sino la tremenda dependencia de las

exportaciones mexicanas a Estados Unidos, país que está al borde de una larga
temporada (quizá de una década) de bajo crecimiento.

La suerte de
México quedó marcada por el endeudamiento de los gobiernos de Estados Unidos y
naciones de Europa, que lo hicieron para evadir la recesión productiva que
seguía al estallido de la especulación financiera en bienes raíces de 2008. Los
estímulos fiscal y monetario aplicados durante 2009, hicieron que repuntaran el
empleo y la producción, pero a finales de 2010, al terminarse los recursos
públicos, comenzaron a debilitarse las economías. Hoy por hoy, el discurso
político en esos países lo domina el tema del equilibrio fiscal y el
“desendeudamiento”, que hará que se debiliten aún más las actividades
productivas y el fisco.

El bajo
crecimiento en Estados Unidos se traducirá en recesión en México. Anticipando esa
situación, el Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, el Consejo Coordinador
Empresarial y la Coparmex reclaman, con razón desde su perspectiva, que entre
otras medidas se fortalezca el crédito de la banca de desarrollo y de la
comercial, que el gobierno amplíe el contenido nacional en sus compras, que se
den estímulos fiscales a la innovación en las empresas y que los gobiernos
estatales eleven su recaudación y rindan cuentas de sus obras.

El desafío ético
del desarrollo va más allá de estimular y
proteger a las empresas y hacer del gasto público en carreteras y
presas, un factor de demanda. Se trata fundamentalmente de humanizar el
desarrollo y en el caso de México, eso significa atemperar las desigualdades
que lastran al país.

Motivo de replanteamiento ético del
desarrollo es el hecho, por ejemplo, que los trabajadores que ganan entre 0 y 2
salarios mínimos representan el 60 por ciento de todos los asalariados y
reciben el 18 por ciento de la masa salarial total (Encuesta Nacional del
Ingreso y el Gasto de los Hogares 2010). Además, los salarios apenas representan
en México alrededor del 30 por ciento de la renta nacional, menos de la mitad
que en las naciones ricas.

Atemperar esta
situación sería el motivo ético de una reforma fiscal que se propusiera
utilizar los impuestos como factor de equilibrio contra las desigualdades, pero
lo que ha preocupado al gobierno en esa materia, son sus ingresos fiscales,
nada más.

La ética en los
paradigmas de desarrollo vincularía las necesidades reales y sentidas de las
personas con una estructura social en la que puedan desarrollarse el conocimiento, la autoestima, la dignidad y el orgullo.
Lo único realista en estos aciagos tiempos, es perseguir lo que parece
imposible.

knochenhauer@prodigy.net.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo