Get Adobe Flash player

Emergencia alimentaria

La sequía, las heladas y las inundaciones están causando verdaderos estragos en la agricultura del país. En una economía de mercado, ello significa aumentos de precios y mayor número de personas que no puedan pagarlos. Si las autoridades no aciertan a equilibrar la oferta y los precios al consumidor, crecerán el universo de 12 millones de mexicanos en pobreza alimentaria y las tensiones sociales.

Han caído la producción comercial y de autoconsumo de maíz, frijol y arroz, igual que la de trigo y sorgo, por mencionar sólo los cultivos más importantes. La FAO asegura que la proporción en que se han perdido siembras en México este 2011, sólo las superan las que han sufrido Sudáfrica y Etiopía.

No hay porqué angustiarse mientras exista oferta de esos granos en el mercado internacional, dirán algunos, pero se equivocan en dos aspectos: por el control casi monopólico que hay de esa oferta y porque una cosa es internarla al país y distribuirla entre grandes consumidores, como los industriales, y otra es llevarla a hogares que se han empobrecido, como sucede en el campo por causas como la disminución de las remesas de los migrantes y la afectación de las siembras por el clima.

En los casos del maíz, trigo, sorgo y arroz hay abundante oferta mundial, aunque a precios de escándalo en los que influyen unas cuantas empresas comercializadoras. Por ejemplo, el precio del maíz amarillo subió en la bolsa agropecuaria de Chicago 98.45 por ciento entre el 29 de junio del año pasado y el 7 de octubre de este 2011, según reportes del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA). La misma fuente da cuenta de que la oferta mundial de maíz ha crecido por encima del consumo y que los inventarios se han repuesto este año. Un factor que explica el alza de precios en condiciones de oferta y demanda tendiente al equilibrio, es el control monopólico del comercio de granos.

México debería fincar su seguridad y soberanía alimentaria en el mejor aprovechamiento de recursos naturales que están ociosos o se pierden por mal manejo técnico y deficiencias en servicios mercantiles. Aprovechar esos recursos es una condición cuando lo peor de la crisis climática está por venir.

Según Felipe Adrián Vázquez Gálvez, coordinador general del Servicio Meteorológico Nacional, la superficie dañada por falta de lluvias es del 70 por ciento del territorio, extensión de la que “no se tenía registro histórico”. La Comisión Nacional del Agua, por su parte, pronostica que la sequía podría perdurar tres años más.

Ante ese panorama, Juan Rafael Elvira, secretario del Medio Ambiente, opina que “gran parte de la producción de maíz blanco que el país producirá el próximo año, se tendrá que ver en el centro y sur del país dadas las condiciones en el norte”. El INIFAP tiene estudios sobre el potencial productivo de esa región, que la política agropecuaria ha ignorado.

Para aprovechar ese potencial, los diputados debieron reestructurar el Programa Especial Concurrente en favor de las partidas de fomento productivo. En vez de eso, las disminuyeron. Según el análisis del GCMA, tendrán menos recursos el programa de financiamiento y aseguramiento en 27.1%, el de Apoyo a la Inversión en Equipamiento e Infraestructura en 25.1%, el de Desarrollo de Capacidades, Innovación Tecnológica y Extensionismo en 22.8% y la infraestructura en 5%.

La SAGARPA, los gobiernos estatales, la banca y demás prestadores de servicios tendrían que coordinarse para activar la agricultura en el centro y sur del país y elevar la eficiencia de los mercados. Hacen falta paquetes tecnológicos y asistencia técnica para mejorar rendimientos y servicios para acercar a productores y consumidores, como son la agricultura por contrato y las coberturas de precios.

Mientras eso pasa, si es que llega a pasar, habrá que cubrir la insuficiencia de producción nacional con más importaciones. El déficit se presentará en toda su dimensión, aún desconocida, el año próximo.

Juan Carlos Anaya, director general del GCMA, dio cuenta el lunes en El Financiero de que las importaciones de maíz para forraje aumentarán de 8 a 10.4 millones de toneladas y de maíz blanco -del que hemos sido autosuficientes desde hace años- habrá que comprar 1.2 millones de toneladas. Así las cosas, si las actuales siembras de Otoño/Invierno en zonas de riego no se pierden por heladas en enero o febrero próximos, como sucedió este año en Sinaloa y Tamaulipas.

Cubierto el déficit productivo con importaciones, aumentará el costo de la alimentación en el país y el riesgo de empobrecimiento nutritivo de la dieta de ciertos sectores sociales hasta hambrunas en otros. Empleo e ingresos serían la mejor solución, pero ¿mientras qué?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo