Get Adobe Flash player

Especuladores le apuestan al clima

Especuladores le apuestan al clima

 

Guillermo Knochenhauer

 

La alimentación de la gente es lo primero que tienen que asegurar las naciones. La crisis alimentaria en el mundo, obliga a cada país a reforzar su propia seguridad en esa materia. México tiene con qué hacerlo.

Por razones cada vez más evidentes, el mercado externo ha dejado de ser un proveedor seguro. Desde hace ocho meses sus precios están desbocados, como lo estuvieron en 2008, debido a la concurrencia de cuatro factores: aumentos de la demanda (acelerados a partir de 2005 por la fabricación de biocombustibles), producción global que creció en 2010, pero a menor ritmo que la demanda de maíz, trigo y sorgo debido a algunos desastres naturales; por eso han disminuido los inventarios, tercera causa, lo que representa una señal muy atractiva para capitales especulativos que juegan, hace no más de una década, en las bolsas agropecuarias.

El problema, desde la perspectiva global planetaria, no se ha presentado como uno de desabasto sino de alza de precios atribuible, en mayor medida, a la especulación. El precio del maíz acumuló 42 por ciento de aumento en 2010 y lleva 18 por ciento adicional en lo que va del año (boletín diario del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas), lo cual no se explica por el desequilibrio, relativamente menor, que hay entre oferta y demanda.

La especulación, sin embargo, no es una apuesta en el vacío. Los capitales que están impulsando los precios de los alimentos al alza, tienen en cuenta las posibilidades de desastres agrícolas cada vez mayores que puede provocar el cambio climático, consistente en un calentamiento global.

Lester R. Brown, seguidor acucioso del impacto climático en la producción de alimentos, considera tan crítica la situación que “ya no se trata de un conflicto entre grandes potencias fuertemente armadas; lo que amenaza nuestro futuro mundial, son más bien mayores escaseces de alimentos y precios ascendentes de los productos alimentarios.

“A no ser que los gobiernos procedan pronto a revisar las cuestiones de seguridad y desvíen los gastos de usos militares hacia la mitigación del cambio climático, la eficiencia hídrica, la conservación de los suelos y la estabilización demográfica, según toda probabilidad, el mundo enfrentará un futuro de más inestabilidad climática y volatilidad de los precios de los alimentos. Si se siguen haciendo las cosas como hasta ahora, los precios de los alimentos solo tenderán a subir”. (http//viaorganica.org).

El cálculo es que por cada grado centígrado que aumente el calentamiento global, la producción agrícola mundial disminuiría 10 por ciento. La temperatura ya aumentó más de medio grado y se considera inevitable que en pocos años aumente hasta 2 grados. Los escenarios pesimistas ven posible un calentamiento de 6 grados en 40 años.

El hecho es que en 2010 se presentó en Rusia una ola de calor y una sequía tales, que elevaron las temperaturas de Moscú por encima de los 38 grados, por primera vez en la historia. Los récords de temperatura afectaron a 19 países más el año pasado.

Sinaloa y en menor grado Tamaulipas y Sonora conocieron en febrero pasado una helada que no tiene precedentes desde el punto de vista climático, la cual causó la pérdida del 90 por ciento de las siembras de maíz y de una proporción, también mayoritaria, de las hortalizas.

El miércoles pasado, la CEPAL, la FAO y el IICA emitieron un comunicado conjunto en el que advierten que la volatilidad de los precios de los alimentos en los mercados mundiales seguirá alta en el futuro próximo.

México tiene con qué elevar su seguridad alimentaria en las comunidades rurales de autoconsumo, donde hay que recuperar el tradicional patio trasero y la milpa; en las pequeñas unidades que producen para el mercado, a las que hay que facilitarles que eleven sus capacidades en tecnologías apropiadas (de las que puedan apropiarse los campesinos) y mercantiles, y en alrededor de 300 mil unidades agrícolas altamente tecnificadas y competitivas.

En el campesinado de pequeña escala, que tiene más del 85 por ciento de las unidades agrícolas del país, están las mayores posibilidades de elevar la producción nacional, una de las condiciones elementales para el reforzamiento de la seguridad alimentaria en el país.

La otra condición elemental, es que la disponibilidad de alimentos en cantidad, esté accesible a precios que puedan comprarse con el salario medio nacional. La revisión salarial será pronto una condición ineludible.

knochenhauer@prodigy.net.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo