Get Adobe Flash player

Gobiernos sin poder

Guillermo Knochenhauer

 

Gobiernos de
diversas latitudes e historia son incapaces de resolver los conflictos económicos
y sociales que se les presentan. Las sociedades reaccionan con manifestaciones
y disturbios de diversa intensidad. En Tunes y en Egipto arrojaron a gobiernos
autoritarios. Hay protestas en el Norte de África, en el Medio Oriente, en
América Latina y en países de Europa como Grecia, Irlanda, España.

En distintas sociedades
y culturas hay problemas semejantes: lento crecimiento económico, alto desempleo,
sobre todo de jóvenes; una seguridad social que no da seguridad ni tranquilidad
a la hora de tener que curarse de alguna enfermedad o estar en edad de retiro y
ante ello, incapacidad de los gobiernos para responder a las soluciones que se les
exigen. Le han transferido demasiado poder al mercado y a sus agentes más
poderosos, y han quedado inermes.

Las políticas
públicas que se han estandarizado en torno a los parámetros neoliberales, dejan
escasos márgenes de acción a los gobiernos. Con esos estándares, los gobiernos
tratan de adecuar sus economías a las exigencias de competitividad de la
economía globalizada. Además, la rigidez política del autoritarismo en unos
casos, o la disfuncionalidad institucional como en el caso de México, limitan
aún más la eficacia del gobierno.

El poder de los
Estados se diluye en la economía globalizada que, por ejemplo, ha
interconectado los mercados laborales con lo que obliga a que los jóvenes
obreros de cualquier país, compitan con los jóvenes chinos por empleos.

Los obreros industriales de China, pagados con 70 dólares
mensuales por jornadas supriores a las de occidente, mejor educados y sin duda
más disciplinados que los estadounidenses y europeos, apoyados además en
tecnologías, organización e infraestructura eficientes, tienen elevadísimos
estándares de productividad que constituyen referentes ineludibles para la
competitividad industrial a nivel global. Es un ejemplo que ilustra por qué las instituciones tradicionales de
conciliación política, como las que resuelven las relaciones laborales, han
perdido terreno.

En México tenemos
bajo crecimiento económico, bajos salarios, precariedad del empleo y de la
seguridad social determinados en buena medida por las interconexiones con la
economía global y por el dogmatismo con que se han adoptado los credos
neoliberales en México. Pero esos problemas los acentúa la falta de un nuevo
arreglo institucional que hubiera adecuado el funcionamiento del Estado a un
orden político plural, necesario para superar niveles absurdos de ineficiencia,
corrupción e ineficacia de la administración pública.

Con todo, esos no
son los mayores problemas de México; la inseguridad pública y la erosión del
Estado de derecho son aún más graves y han colocado a los problemas económicos,
sociales y de la administración pública en un segundo plano, que no les
corresponde. Lo que más ha erosionado el poder del Estado es la delincuencia
organizada y la estrategia -militar y extranjerizante a partir del plan Mérida-
del gobierno federal para combatirla.

El ámbito
institucional más afectado es el de la procuración e impartición de justicia.
La impunidad, no sólo del crimen organizado, le ha ganado terreno al Estado de
derecho y ya genera tendencias amenazantes de un creciente autoritarismo, que
se combina con incompetencia. Una de esas tendencias es la militarización de la
seguridad pública, que lleva al dominio castrense sobre el poder civil, hasta
ahora sólo en zonas del territorio y espacios sociales con fuerte presencia de
delincuentes.

 

El diálogo por la paz

El encuentro de
ayer, en el Castillo de Chapultepec, entre el movimiento por la paz y la
justicia con dignidad que encabeza Javier Sicilia con el Presidente de la
República, con sus secretarios de Gobernación y de Seguridad Pública, y con la
Procuradora General de la República, es un paso que hay que celebrar. Constituyó
un foro abierto al público que el gobierno y la sociedad aprovecharon como
mejor le pareció a cada uno. El Presidente lo hizo para reiterar el discurso sobre
la responsabilidad de los criminales y no del gobierno, en el clima de
violencia que vive el país y para repetir que no replegará al Ejército mexicano
de esta guerra. Nada nuevo. Sicilia y cada uno de los cinco representantes de
víctimas de esa violencia reclamaron justicia con emoción y sobradas razones.
Probablemente el tiempo confirme que el interlocutor de tan sentidos reclamos
sociales no respondió a ellos, pero se habrá dado un paso ascendente en el
nivel y orden de los planteamientos y de la organización social que los defienda.
Así de graduales son los cambios sociales.

knochenhauer@prodigy.net.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo