Get Adobe Flash player

¿Grupos de choque en México?

Oscar Naranjo, quien fuera director de la policía colombiana entre mayo de 2007 y junio de 2012 y está contratado como asesor de Enrique Peña Nieto, recomienda a su nuevo jefe la integración de grupos de élite -los llama “grupos de choque”- para combatir a extorsionadores, ladrones y matones.

Peña Nieto ha repetido que en vez de concentrarse en capturar a los capos del narcotráfico, “habrá un mayor énfasis en combatir la violencia, persiguiendo a quienes cometen homicidios, secuestros y extorsiones”.

En entrevista con AP, Naranjo alegó que “está bien perseguir a los narcotraficantes para capturarlos, pero no está bien no tener grupos élites persiguiendo a los homicidas para someterlos a ley”.

Naranjo no ha dado más detalles de los grupos de choque que propone, ni elementos para distinguirlos de grupos paramilitares, aunque la diferencia, probablemente, no sería mayor.

Hay que ir a la experiencia colombiana, de la que Naranjo ha sido protagonista, para entender lo que le propone a Peña Nieto y oponerse a la organización legal en México de grupos de violencia encubierta.

La experiencia de Colombia en la formación de grupos de choque, milicias paramilitares y guardias blancas es muy vasta y dolorosa. La Corte Suprema de Justicia ha encontrado estrechos nexos entre las élites políticas y esos grupos, revelaciones que han confrontado al Presidente Juan Manuel Santos con su antecesor, Alvaro Uribe.

Esas milicias –como los Autodefensores Unidos de Colombia- se formaron con los auspicios del Departamento de Administración y Seguridad (DAS) –la SSP colombiana- con el encargo de combatir de manera encubierta a la guerrilla. Los magistrados colombianos encontraron que asesinaron a decenas de sindicalistas, profesores y periodistas por ser meros  sospechosos de simpatizar con la guerrilla.

A esos grupos también se les responsabiliza en parte principal de que, según Human Rights Watch, se violen sistemáticamente los derechos humanos y en particular los laborales, y que durante siete años del gobierno de Uribe haya aumentado el número de personas desplazadas de su hábitat, al grado de colocar a Colombia en el segundo lugar mundial de esos movimientos.

No obstante que los paramilitares son considerados los grupos más sanguinarios, fueron indultados por Uribe y no sólo eso, en muchos casos se les reconocieron las propiedades de las que se adueñaron por la fuerza y hasta se les abrieron vías para que participen en política.

Los “grupos de choque” que propone Naranjo, ¿serían diferentes a los paramilitares en su violencia sumaria y encubierta, con protección legal? En abono a su propuesta, Naranjo presumió que los grupos de choque contribuyeron “a debilitar de manera importante a la oficina más sanguinaria de Medellín, creada en la época del narcotraficante Pablo Escobar”.

En efecto, disminuyeron los delitos colaterales del narco, pero solamente en Bogotá y Medellín y más que por la acción policíaca, por el compromiso activo de sectores sociales –principalmente de empresas- con la seguridad pública. Colombia sigue siendo mucho más violenta que México; en 2011, el número de asesinatos dolosos anuales por cada cien mil habitantes fue de 20 en nuestro país y de 32 en Colombia.

Uribe logró contener los delitos colaterales del narcotráfico en la capital y en Medellín, pero no el lucrativo trasiego de enervantes (combatió a la guerrilla y a la soldadesca del narco, pero no a los grandes capos del negocio).

La Office on Drugs and Crime de la ONU, la DEA y la CIA de Estados Unidos, coinciden en que ni la superficie sembrada de amapola, ni la producción de cocaína y heroína, ni los embarques de exportación de enervantes colombianos han disminuido sino al contrario, aumentaron entre el 2000 y el 2010.

El combate efectivo a la violencia en México tendría, en primer lugar, que desligarse de la estrategia internacional con la que Estados Unidos trata de poner orden al narcotráfico, consistente en librar un combate selectivo a los cárteles en los países productores y en las rutas del tráfico.

Tal deslinde permitiría combatir la violencia que vive el país atenuando conductas que forman el ambiente propicio a la delincuencia en el que vivimos. La violencia viene desde los abusos verbales y de acción cada vez más comunes entre autoridades y en la sociedad, de la mentira en el discurso político y de la corrupción cínica e impune de funcionarios, muchas veces coludidos con la delincuencia.

El combate a la violencia no puede ser más violenta, como lo sugiere la propuesta de Naranjo. Perseguir a los pistoleros del narco sin mayor atención a valores, oportunidades y expectativas de los jóvenes, sin combatir la impunidad y el deterioro de las instituciones que deben hacer valer el derecho, acercaría más a México al despeñadero de la violencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo