Get Adobe Flash player

La integración a EUA tendría que ser compensada

Desde que Carlos Salinas fue presidente de la República se decía que el único destino posible para México en la economía global, es su plena integración a la de Estados Unidos.

Lo que no se ha dicho es que tendría que haber un acuerdo para compensar las asimetrías entre los dos países, obviamente desfavorables a México, si no se quiere profundizar nuestros males como país subdesarrollado.

La visita de Barack Obama no es protocolaria; vino a sancionar el replanteamiento de temas económicos desde su perspectiva regional. También, según sus propias palabras, espera oír la explicación de la estrategia de seguridad que le dé el presidente Peña Nieto.

En las generalidades de los asuntos económicos coinciden los dos gobiernos; el embajador mexicano en Washington, Eduardo Medina Mora, lo ha dicho con claridad: el tema central de la visita es “la competitividad de nuestro espacio económico compartido”.

La competitividad de México es obviamente menor a la estadounidense por causas bien conocidas: dependencia en innovaciones por incapacidades en ciencia y tecnología, financiamiento caro, mercado interno reducido y la falta, durante décadas, de política industrial.

El problema con las asimetrías es que si no hay compromisos para atacarlas y superarlas, se agravan. En casi 20 años de vigencia del TLCAN, no se ha producido en México la revolución innovadora de la planta productiva, porque no es tarea del libre mercado, sino de los Estados.

Peña Nieto tendría que lograr un acuerdo explícito con Obama de compensación de asimetrías que acompañe los planes para profundizar la integración a EUA, como se hizo en la Comunidad Económica Europea al incorporar a países de menor desarrollo relativo, como España.

Internamente, ya parece superada la etapa de décadas en la que se creyó que la mejor política industrial era que no la hubiera y que fuera el mercado el que animara y asignara las inversiones. Hasta hubo tolerancia a las prácticas desleales en la apertura a los mercados externos.

El resultado de sobra conocido es baja inversión productiva, innovación tecnológica dependiente y focalizada en pocas empresas, ruptura de cadenas productivas; la medida de ese resultado es baja competitividad en relación a otras economías con cuyos productos compite lo que aquí se produce en las tiendas y hasta en los tianguis de nuestro mercado interno.

La integración económica a la región norteamericana tendría que estar soportada con medidas compensatorias como transferencia de tecnologías, financiamiento, trato preferencial en comercio, tema que no ha sido siquiera mencionado, y por una política industrial que apenas ha anunciado el gobierno de Peña Nieto.

En cuanto a la guerra al narcotráfico que desataron en nuestro territorio el gobierno de Felipe Calderón y agencias estadounidenses de seguridad, Peña ha anunciado que pondrá énfasis en la prevención del consumo de drogas, en disminuir la violencia y que la cooperación bilateral estará bajo la coordinación única, de la secretaría de Gobernación.

A mediados de abril viajó a Washington el titular de esa dependencia, Miguel Ángel Osorio Chong, para explicarle a la Secretaria de Seguridad Janet Napolitano los cambios en la lucha contra el narcotráfico y a favor de la seguridad pública.

Un señalamiento de Osorio fue que Peña Nieto no estará tan involucrado (comprometido, según los gringos) en la lucha contra el narco, como lo estuvo Calderón.

Desde Gobernación se ha filtrado que Osorio también le dijo a Napolitano que las agencias estadounidenses no podrán operar libremente como se les permitió en el sexenio pasado (cuando ni siquiera había una autoridad que supiera de sus andanzas entre las fuerzas armadas y policíacas de México).

Eso molestó a las agencias estadounidenses, a las cuales les convendría que en México siguiera la guerra frontal a los cárteles del narcotráfico, no porque crean en derrotarlos, sino como justificación de sus presupuestos.

También les molestó que ya no tendrán derecho de picaporte en áreas clave del Ejército, la Marina, la Secretaría de Seguridad Pública, la PGR, el CISEN y demás fuerzas de seguridad federales y seguramente, estatales del país.

Iniciaron por eso, una guerra mediática para forzar al gobierno de México a que desista de su estrategia alternativa; periódicos como el Washington Post y el New York Times publicaron artículos en los que se llega a sostener que para lograr su propósito de abatir la violencia, el gobierno mexicano tendría que pactar con los capos de la droga.

Mantener la excesiva injerencia estadounidense en territorio mexicano en la guerra al narcotráfico, es uno de los temas que Obama está obligado a tratar y Peña a no ceder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo