Get Adobe Flash player

La vuelta al pasado con Peña Nieto

El registro de Enrique Peña Nieto como candidato único del PRI a la Presidencia de la República ha sido criticado por los acarreos y las matracas que hubo para hacer multitudinario el evento. Por supuesto, son motivos más trascendentes los que hacen que el PRI siga siendo el autoritario de siempre y el que abrió el país al dogma del neoliberalismo económico.

Peña Nieto suscribió como suyo un libro titulado “México, la gran esperanza, un Estado Eficaz para una democracia de resultados” cuya visión del país y propuestas son “más de lo mismo”: en lo político la propuesta es antidemocrática y en lo económico, sigue el esquema de integración a Estados Unidos.

El argumento central del libro es que el Estado mexicano ha dejado de ser eficaz en la promoción del desarrollo social, debido al bajo crecimiento de la economía y a que México ha perdido su lugar en el concierto internacional. El diagnóstico ignora que el mero crecimiento no conduce al desarrollo social y que lo que se requiere son medidas para atemperar las desigualdades.

La propuesta consecuente es volver a tener un “Estado Eficaz” en el diseño y aplicación de políticas públicas en lo relativo al fomento económico, relaciones internacionales y desarrollo social.

Donde la controversia se hace inevitable, es ante el argumento de Peña Nieto de que la condición de eficacia del Estado es que cuente con el apoyo de una mayoría legislativa absoluta.

Para contar con tal mayoría, Peña propone eliminar el tope de la sobrerrepresentación de los partidos en la Cámara de Diputados. Esa norma impide que el partido mayoritario tenga más de 8 por ciento de asientos adicionales a su porcentaje de votos ciudadanos.

El argumento contra ese tope es que permite la sobre representación de las minorías, lo cual impide, supuestamente, la construcción de mayorías legislativas absolutas en la Cámara de Diputados. Falso.

En la elección de 2009 para diputados, por ejemplo, el PRI obtuvo el 39.8 por ciento de los votos y el 47.8 por ciento de las curules, es decir, ocho por ciento más, por ser el mayoritario como dice la ley. Las curules que se le asignaron al PRI por encima de su votación, se les restaron a los demás partidos; el PAN, por ejemplo, tuvo 30 por ciento de la votación y 28.5 por ciento de los diputados mientras que Convergencia obtuvo 2.55 por ciento de los votos y 1.2 por ciento de la representación.

La sobre representación en todo caso, es la del partido mayoritario. Lo que le preocupa al equipo de Peña Nieto es que el PRI no alcance más del 42 por ciento de sufragios; aunque vuelva a ser el partido mayoritario por votación ciudadana, el 8 por ciento no le alcanzaría para constituir la mayoría absoluta que considera indispensable para gobernar.

Lo que propone es reducir de doscientos a cien los diputados plurinominales y que se repartan en la misma proporción de la votación que alcance cada partido: en 2009, el PRI habría conseguido 200 curules por decisión del 39.8 por ciento del electorado y 80 más por el mismo porcentaje de las 200 diputaciones plurinominales. Su mayoría habría sido absoluta.

Esa propuesta acota y restringe la democracia, y viene de quien la considera como causa del pasmo político y desgaste de los poderes ejecutivo y legislativo “que no pueden ponerse de acuerdo”.

Senadores del PRI, como Francisco Labastida, han calificado abiertamente la postura de Peña Nieto y de los diputados que lo han seguido como antidemocrática. Sin duda lo es.

La insistencia de Peña Nieto de introducir la “cláusula de gobernabilidad” (que automáticamente se asignara al partido mayoritario la mayoría absoluta de curules), fue uno de los obstáculos de la reforma política que habían propuesto los senadores del propio PRI, la cual terminó en un mero remedo de lo que debió ser.

El sistema político ideal de Peña Nieto es un gobierno con pleno (e incondicional) respaldo del legislativo, como fue durante casi setenta años en los que el “partido prácticamente único” gobernó el país. En eso consiste la vuelta al pasado político del PRI que se propone ganar la contienda por la Presidencia de la República.

Ver al futuro empezaría por reconocer que estamos atrapados en un régimen ciertamente ineficaz, que tiene que cambiar, pero no para negar la pluralidad política manifiesta en el avance democrático del país, sino para construir un nuevo arreglo institucional incluyente, que contenga incentivos para la cooperación política.

De la vuelta al pasado que representa Peña Nieto en política económica, nos ocuparemos en nuestra siguiente colaboración.

knochenhauer@prodigy.net.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo