Get Adobe Flash player

Ley y mercado de trabajo

Guillermo Knochenhauer

 

La reforma a la Ley Federal del Trabajo, que parecía un
hecho inminente, se atoró. La descarriló el PRI para sorpresa y pasmo del PAN.
No es que haya que lamentar que la iniciativa no se apruebe. Lo lamentable es
la facilidad con que se rompen acuerdos entre los partidos, que anteponen sus
cálculos electorales a cualquier otra consideración.

La reforma abortada es funcional a una estrategia de competitividad
empresarial basada en la contención salarial. No hace mucha falta, porque la
escasez de empleos ha obligado a los trabajadores, en los hechos, a renunciar a
prestaciones, aceptar contrataciones por horas y menores salarios.

El secretario Javier Lozano, del Trabajo, empeñado en
reformar la Ley, instaló la mesa para que se pusieran de acuerdo el Consejo
Coordinador Empresarial y otros organismos empresariales con la vetusta
dirección cetemista del priismo.

Lozano inclusive hizo que el PAN se olvidara de lo
sustantivo de su propuesta, presentada hace un año, que hubiera puesto en incómoda
evidencia al corporativismo sindical al obligarlo a rendir cuentas del manejo
del patrimonio de cada sindicato y a que la elección de las dirigencias fuera por
votación secreta, para acabar con los líderes sempiternos.

La paradoja es que la iniciativa abortada por el PRI es la que
el PRI presentó hace un mes y a la que, como reconoció el vice coordinador de la diputación del PAN, Arturo Ramírez
Bucio, “hoy estamos dispuestos (los del PAN) hasta a firmar la iniciativa que
ellos (los del PRI) presentaron, con tal de que salga esta reforma laboral”.

Y así hubiera sido si el PRI no se hubiera echado para atrás.
Hay varias versiones de por qué cambió de opinión: la más verosímil es que lo
ordenó Enrique Peña Nieto y es que en vez de votación de legisladores habrá
“audiencias públicas” sobre la reforma, que el gobierno del Estado de México podrá
organizar como parte de la campaña para elegir gobernador en julio.

Quien pone el acento en el problema social y laboral es la
OCDE. En su reporte “Sociedad a un vistazo”, sostiene que los mexicanos
son quienes más horas trabajan, quienes menos ganan y quienes viven en
situación de pobreza en mayor proporción. “Casi a la mitad de los mexicanos les
resulta difícil o muy difícil poder vivir de sus ingresos”, indica el texto y
agrega que “México ocupa el segundo
lugar en desigualdad de ingresos”.

El primer factor que
define el reparto de la riqueza que produce la sociedad, son los términos de
contratación de los trabajadores en el mercado laboral. La reforma a la Ley
Federal del Trabajo que se ha propuesto, empeoraría la situación actual.

Un estudio comparativo del poder adquisitivo de los salarios
en más de setenta ciudades del mundo entero, pone a México por debajo de las
capitales de Argentina, Chile, Colombia y de Sao Paulo, para no hablar de
países ricos. El estudio consiste en medir el tiempo de trabajo socialmente
necesario para adquirir una hamburguesa big mac, un kilo de pan y un kilo de
arroz.

Los habitantes de México Distrito Federal tienen que
trabajar 129 minutos para comprarse una hamburguesa, 77 minutos para adquirir
el kilo de pan y 41 minutos si quieren un kilo de arroz. En Buenos Aires, el
salario promedio permite adquirir los mismos bienes con 57, 36 y 34 minutos
respectivamente y el tiempo que hay que trabajar en Santiago de Chile para
hacerse de esos bienes es 69, 37 y 36 minutos, semejante al que se requiere en
la metrópoli brasileña y en la capital colombiana (fuente: Prices and Earnings
2009, UBS AG).

El problema es que el gobierno (Javier Lozano) y el PAN junto
con el PRI, creen que la economía de México puede insertarse en la
globalización a través de las exportaciones, de las inversiones extranjeras y de
las tecnologías que éstas traigan y que para hacer a México atractivo a esas
inversiones, hay que tener una mano de obra barata y disciplinada.

Si así fuera, México no estaría perdiendo atractivo para las
inversiones extranjeras y nacionales que ante todo, buscan mercados en
crecimiento. Al no encontrarlos en México por la contención de salarial, se
están yendo a otra parte. La inversión extranjera directa cayó de 21 mil 500
millones de dólares en 2007 a solamente cinco mil millones en todo el año
pasado. Bajaron las entradas de inversiones y aumentaron  las inversiones mexicanas en el exterior.

Se crea así el círculo vicioso de que las inversiones, la
economía y el empleo no crecen porque no hay masa salarial que haga un mercado fuerte.
Reformar la Ley Federal del Trabajo tendría sentido si contribuyera a romper
ese círculo y no a reforzarlo.

knochenhauer@prodigy.net.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo