Get Adobe Flash player

Los frenos del crecimiento

El arranque del año en la economía mexicana está marcado por “la desaceleración de finales de 2013 y principios de 2014”, dice el Banco de México. Las causas son múltiples, internas y externas, estructurales y cíclicas.

La principal causa interna es la debilidad del mercado nacional, un problema estructural que explica el bajo crecimiento de 2.4% anual promedio de las últimas tres décadas.

La desaceleración actual a 1% acentúa la pobreza de los empleos y salarios, debilita aún más demanda doméstica y desmotiva las inversiones y el crecimiento.

Hay otros asuntos que también ponen freno al crecimiento, como la inseguridad en sus diversas expresiones, los escándalos de corrupción e impunidad de casi todos sus protagonistas y las expectativas poco claras de lo que serán las leyes secundarias de las reformas constitucionales.

Por encima de esos problemas “nacionales” está el peso de una economía global con problemas estructurales y estrategias divididas que ni en Estados Unidos ni en Europa atacan las causas de fondo.

Estados Unidos ha seguido una política de expansión monetaria para sostener artificialmente el crecimiento económico y apoyar al sistema bancario, pero los problemas estructurales siguen imponentes.

Europa se ha ido por la vía de equilibrar las finanzas públicas y sanear el sistema bancario, lo cual no contribuye a detener el agravamiento de sus problemas, como el desempleo.

Los problemas que no se están atacando son semejantes en todos los países; tienen que ver con la debilidad de la capacidad de demanda productiva y de consumo, por causas que siguen profundizándose. Destaco tres:

En todas las naciones, ricas y pobres, se ha reducido la participación de los salarios en la riqueza que cada año se genera. Lo que han perdido los salarios se ha trasladado a engrosar la proporción de las utilidades financieras, bursátiles y de las grandes corporaciones empresariales.

Como resultado, se ha acentuado la desigualdad en la distribución de los ingresos, inclusive en los países con avanzados sistemas democráticos.

Un tercer problema común es que a pesar de la crisis de 2008, sigue creciendo lo que se conoce como financiarización de las economías, en detrimento de las actividades e inversiones productivas.

(Desde los años setenta comenzó a transformarse la relación entre el sistema financiero y el sistema productivo; aquel pasó de ser el intermediario entre el ahorro social y las empresas y consumidores solicitantes de crédito, a un sistema que atrae recursos al generar mayores utilidades que las inversiones productivas).

Ante la debilidad de la demanda interna, el crecimiento en los países ricos ha tenido dos soportes: endeudamiento fiscal, familiar y empresarial, y exportaciones; las posibilidades de ambas vías están al límite.

Como apuntamos arriba, Europa ha optado por la austeridad para pagar deuda y sigue en la estrategia de comprimir los salarios, lo cual deprime su capacidad de consumir importaciones, aún de la propia unión europea.

La vía de las exportaciones a Estados Unidos también se presenta complicada para la economía mexicana. Aquel país sostiene su lenta recuperación en la expansión monetaria (¿hasta cuándo?) y a mediano plazo, apuesta a sustituir algunas importaciones con producción propia. Puede usted apostar a que en el futuro, las exportaciones perderán fuerza como motor del crecimiento de México.

La sustitución de ese motor plantea una disyuntiva: el cálculo del gobierno es que las reformas estructurales –competencia económica, energía, telecomunicaciones- impulsarán el crecimiento al fomentar la competencia mercantil y atraer más inversiones.

Desde otro punto de vista, lo que determinará las oportunidades de inversión no serán las reformas, sino el fortalecimiento del mercado interno, en particular del consumo e inversión privados.

En su anuncio de Política Monetaria del 21 de marzo, el Banco de México sostiene que “aun cuando el gasto público ha presentado un mayor dinamismo, las exportaciones, así como el consumo y la inversión privados, todavía no muestran señales evidentes de aceleración”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo