Get Adobe Flash player

Meritocracia y democracia

La igualdad es sustantiva a la idea de la democracia, no sólo política. Desde la trilogía de la revolución francesa de 1789, la igualdad junto con la legalidad y la fraternidad, son la matriz cultural de la democracia liberal en occidente.

Poner salvedades a la igualdad y justificar la agudización de desigualdades en ingresos y riqueza, no deja a salvo a la democracia en otros ámbitos. Cuando todo mundo observa que un grupo acapara la riqueza de manera sistemática y que la inmensa mayoría no tiene posibilidad de mejorar su situación, ¿puede esa mayoría seguir creyendo en la ficción de la igualdad de todos ante el Estado, ante la ley y en que el recurso del voto iguala a obreros y profesionistas, hombres y mujeres en los tiempos electorales?

El neoliberalismo trasnochado en México (porque hasta el Banco Mundial y el FMI comienzan a señalar lo insostenible que ya es la desigualdad en el mundo desarrollado), argumenta que la desigualdad en riqueza e ingresos es un efecto inevitable del sistema económico al recompensar la innovación, el ahorro y la creatividad, proceso que el Estado no debe interferir.

Omiten decir que en los años dorados del desarrollo capitalista que siguieron a la segunda Guerra Mundial, se asumía abiertamente que la distribución de la riqueza también era materia del poder político; el llamado Estado de bienestar o benefactor ejercía ese poder (en Europa, y en México más que en el resto de América Latina) no sólo para asegurar la equidad en los intercambios económicos (como pretende el neoliberalismo), sino para atemperar las desigualdades que la mera equidad mercantil genera. Lo justo se asociaba a igualdad, lo que en México fue la justicia social como referente ideológico del desarrollo.

La actual ausencia de referentes éticos e ideológicos asociados a la igualdad, hacen inevitables no sólo las diferencias de ingreso que genera el sistema económico, sino que también dejan al desnudo y acentúan las desigualdades que el sistema político genera.

Se hace evidente que las relaciones de poder desiguales resultan, por ejemplo, en la precariedad del empleo y salarios, la cual no tiene relación directa con la equidad de recompensas del mercado por las habilidades, destrezas y méritos de cada quien. Las diferencias de acceso entre clases sociales a la salud y a educación de calidad tienen el mismo origen político.

Según nuestros neoliberales (Sergio Sarmiento, Luis Pazos, Ricardo Salinas Pliego, Luis Rubio) lo que hay que combatir es la pobreza acelerando el crecimiento de las inversiones productivas y los empleos. Omiten reconocer que en México, debido a la política, es posible tener empleo y seguir en la pobreza.

La democracia no puede sostener la creencia en el acceso igualitario al poder y a la impartición de justicia si no se ataca, desde la política, la desigualdad económica. Alguien dijo que el nuevo nombre del desarrollo justo es la paz; vamos en contrasentido: las injusticias y conflictos sociales son de complejidad y extensión crecientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo