Get Adobe Flash player

México sin hambre

Aumentan recursos a desarrollo social, pero también los pobres. Así cabeceó ayer El Financiero la nota de José Antonio Gurrea. En vez de desarrollo, tenemos involución social. Las causas están en el entorno económico nacional e internacional y en las fallas de diseño de las políticas con las que se ha intentado combatir la pobreza.

El entorno económico genera pobreza. Dice la nota de Gurrea que 414 mil 468 millones de pesos gastados durante los últimos siete años, no impidieron que de 2006 a 2010, creciera el número de personas que viven en pobreza de 44.7 millones a 52 millones.

Agrega Gurrea, y eso también es preocupante, que el proyecto de gasto 2013, ya aprobado por los diputados, implica que el recién inaugurado gobierno federal mantendrá, sin haberlos revisado, los programas sociales planeados y operados por las administraciones panistas.

Siguen sin afrontarse las causas por las que hay cada vez más pobres. Una reciente ha sido el aumento del precio de los alimentos, originada desde hace cinco años en los mercados externos de los que se tiene que importar el 40 por ciento del consumo nacional de cereales.

Otra causa de mayor antigüedad es la que señala la Cepal en su Panorama Social de América Latina 2012. Consiste en que los empleos de mala calidad y mal remunerados, como son la mayoría en nuestros países, “no es garantía de superación de la pobreza”.

La evidencia es que “la mayoría de las personas pobres y vulnerables (de 15 años y más) ya se encuentran ocupadas. Las desocupadas representan sólo alrededor de un 8 por ciento entre indigentes y un 6 por ciento entre los pobres no indigentes” (proporciones que son mayores en México a las del promedio de América Latina).

El hecho es que la pobreza no tiene salida en los malos empleos que se ofrecen. Debido a sus rezagos tecnológicos, baja productividad y estrechos mercados, la planta productiva del país requiere menos empleados con menores habilidades que en las economías integradas y por lo tanto, paga salarios menores.

Eso por lo que toca a la población urbana, pero la población rural es la que sufre mayor pobreza y una de cada tres personas termina su día con hambre (29.27 por ciento de campesinos sufren pobreza alimentaria, más de 12.3 millones según los datos al 2010 del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social).

En el campo es donde la cruzada o movilización social contra el hambre que comprometió el Presidente Peña Nieto, tiene mayores posibilidades de cambiar las políticas que se han seguido.

Lo primero es corregir la manera en que se ha asignado el gasto público rural desde hace tres décadas: programas como Oportunidades son para los pobres y los de fomento productivo para las unidades agropecuarias de mayores inversiones y tamaño, ya que se otorgan en proporción a volúmenes producidos y precios de mercado.

Eso debe cambiar para hacer posibles otras medidas. El 28 de noviembre tuvo lugar el Foro México sin Hambre, capítulo correspondiente al estado de Morelos, en el que se hicieron interesantes propuestas.

El Foro lo organizó la Comisión de Desarrollo Rural del Senado de la República, como parte de las consultas para elaborar una Ley General del Derecho a la Alimentación.

Participaron el gobernador de Morelos, Graco Ramírez; el senador Fidel Demédicis Hidalgo, presidente de la Comisión de Desarrollo Rural del Senado y el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Alejandro Vera Jiménez.

José Antonio Mendoza Zazueta, secretario técnico del Proyecto Conocimiento y Cambio en Pobreza Rural y Desarrollo, Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, presentó una serie de medidas para abatir la pobreza rural.

Varias de sus recomendaciones confluyen en el propósito estratégico de impulsar la agricultura de pequeña escala; destaca la de consolidar los dispersos apoyos a nivel regional y diseñar un esquema de garantía de ingreso mínimo.

En esa pequeña agricultura familiar radica la posibilidad de recuperar la soberanía alimentaria del país, pero la orientación de los apoyos y los trámites impuestos por la burocracia para darlos, dejan fuera a esa a esas unidades productivas.

Reorientar y consolidar apoyos, y garantizarle un ingreso mínimo, detonaría el gran potencial productivo desaprovechado en esas miles de unidades rurales multifuncionales. Son el 85 por ciento de la agricultura nacional y ámbito en el que la pobreza más se profundiza hasta la carencia alimentaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo