Get Adobe Flash player

México y EUA ante la inseguridad

En un hecho sin precedentes, el Presidente Peña Nieto reconoció que hay zonas del territorio nacional en las que el Estado mexicano ha perdido jurisdicción. Se refería a Michoacán, donde habían ocurrido numerosas emboscadas a efectivos policíacos durante la semana anterior.

Hace años que en Michoacán hay regiones en las que el crimen organizado ejerce el monopolio de la fuerza, abusa de las mujeres sexualmente cuando se le antoja y le impone cobros diversos a la población. Felipe Calderón no pudo con el problema.

La pérdida de jurisdicción territorial es un indicador grave del avance de la delincuencia contra el Estado de derecho, que es la sociedad organizada precisamente para establecer y proteger la seguridad y las libertades de la gente.

Michoacán no es la única zona del país donde cárteles rivales luchan por el dominio territorial y han rebasado a la autoridad pública. Viajar o transportar mercancías, o tener un negocio en Chihuahua, Durango, Tamaulipas, Estado de México, Morelos y muchos estados más, es un riesgo que al volverse inaceptable para los ciudadanos, los coloca ante la necesidad de su autodefensa.

Según la propaganda que transmite sobre sí mismo, el gobierno de Peña Nieto tiene ideas y sabe cómo hacerlo. En seguridad pública ofreció combatir los delitos que más dañan a la sociedad, como secuestros y extorsiones, y hasta presentó un programa para la prevención del delito.

Fue una propuesta interesante contra la violencia y la inseguridad que incluía una estrategia de comunicación social para serenar a la sociedad, en vez de seguirle infundiendo miedo.

¿En qué ha quedado aquella oferta? El único cambio evidente es la concentración de funciones de la Secretaría de Gobernación, responsable ahora de coordinar al Ejército, la Armada y la Policía Federal.

No mucho más: los indicadores de la violencia siguen al alza y no se ve una mejor coordinación con los gobiernos estatales; a falta de capacidades, el gobernador Graco Ramírez, de Morelos, se le ocurre declarar que secuestros –como el de una adolescente de 14 años, retenida durante 35 días por los secuestradores- son rumores para desprestigiar su plan de seguridad.

 

La seguridad nacional de Estados Unidos.

Al gobierno estadounidense de Barack Obama le importaba que el nuevo gobierno mexicano mantuviera la seguridad transfronteriza como su prioridad. Según sus propias palabras, parece que ya lo consiguió.

Cuando Peña Nieto anunció que enfatizaría el combate a secuestros y extorsiones por ser los delitos que castigan con mayor severidad a los mexicanos, en Estados Unidos pusieron el grito en el cielo.

Congresistas y militares de aquel país expresaron, sin consideración ni respeto al nuevo gobierno, que Peña Nieto pactaría con los cárteles para lograr ese propósito.

Las agencias estadounidenses como la DEA, cuyo presupuesto depende del nivel de violencia asociada al narcotráfico, se inconformaron con el énfasis en seguridad interna de Peña Nieto y más protestaron ante el anuncio de que el Plan Mérida no abriría todas las puertas de las fuerzas armadas y policíacas de México a las agencias estadounidenses, como había sucedido en el sexenio pasado.

Después de eso, algunas semanas de silencio y ocurre la captura Miguel Angel Treviño, el Z-40, ocasión en la cual, Obama reconoció que hubo dudas de que Peña Nieto fuera a combatir a los cárteles transnacionales del narco, pero que esa captura probaba que lo hará “de manera seria”.

A Treviño se le capturó mientras los secretarios de Defensa, General Salvador Cienfuegos y de Marina, Almirante Francisco Soberón, estaban en Estados Unidos. Peña Nieto los mandó juntos a una gira por aquel país y Canadá y días después, recibió a Janet Napolitano, secretaria de seguridad interna estadounidense.

El asunto de tales encuentros fue la preocupación de EUA por su seguridad ante el terrorismo, los ciberataques y las bandas del crimen organizado. El resultado conocido fue la aceptación de un sistema de patrullajes conjuntos e intercambio de información entre los cuerpos de seguridad en ambos lados de la frontera.

Para cuidar la frontera norte, el gobierno mexicano tiene que hacerlo desde la frontera con Centroamérica. El Grupo Bilateral México Guatemala de Alto Nivel, ya trabaja en diseñar acciones coordinadas para la seguridad de su frontera común.

El discurso del gobierno de Peña Nieto en seguridad pública se va pareciendo al del pasado. Ya el secretario de Gobernación, Osorio Chong, recurrió al gastado argumento de que la intensificación de la violencia es en “reacción a las acciones del gobierno”.  La aspiración ante Estados Unidos es al entendimiento de que es una responsabilidad compartida que reclama cooperación.

Lo mismo que se decía el sexenio pasado; ¿qué cambio ofrece el actual gobierno a favor de la seguridad efectiva y tranquilidad de los mexicanos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo