Get Adobe Flash player

Posición de México ¿envidiable?

La economía mexicana está en posición “envidiable” ante la volatilidad financiera internacional. Tanto el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, como José Antonio Meade, secretario de Hacienda, coincidieron en ese mensaje durante el quinto encuentro de educación financiera organizado por Banamex.

La posición de México sería envidiable si el gasto público y los requerimientos financieros para cubrir la deuda pública no crecieran más rápido que el Producto Interno Bruto, como ha sucedido durante los últimos doce años.

La posición macroeconómica del país sería envidiable si la volatilidad financiera internacional, particularmente la española, no tuviera, a través de la banca de esa nacionalidad que opera en México, un efecto directo sobre la paridad peso/dólar, sobre la inflación y en la limitación de los servicios financieros.

Para considerar la fortaleza macroeconómica no son suficientes “la responsabilidad y disciplina de la política fiscal y una política monetaria antiinflacionaria” a la que se refirieron Carstens y Meade, ni las reservas internacionales en máximos históricos.

La armonía en los movimientos del PIB, del gasto público y de la deuda es determinante. Sin embargo, durante los años de 2000 a 2011, el Presupuesto de Egresos de la Federación creció en 187 por ciento, los requerimientos financieros para cubrir la deuda pública total lo hicieron en 167 por ciento y el PIB sólo aumentó 120 por ciento.

Es decir, los últimos dos gobiernos han elevado su gasto a partir de mayor endeudamiento, no de mayores ingresos. Hay que destacar además que en números absolutos, la deuda creció más de 3.4 billones de pesos, a un total de 5.4 billones y el PEF aumentó 2.3 billones. Esto es, la deuda creció un millón de millones de pesos más que el gasto público, lo que significa que parte del nuevo endeudamiento se usa para pagar intereses de deuda anterior, como el Fobaproa y pasivos laborales.

Eso por lo que toca a causas internas que debilitan la “envidiable” posición macroeconómica de México. De las externas destaca el contagio de la crisis financiera de España que contribuye a la volatilidad del peso, de cuya estabilidad depende en máxima medida el control de la inflación.

Las pérdidas de los bancos por los malos créditos e inversiones que hicieron, no las puede cubrir España con sus propios recursos fiscales, ni con la ayuda del Banco Central Europeo y del fondo europeo de rescate. Parte de esas pérdidas las estamos cubriendo los usuarios mexicanos de Bancomer y de Santander al pagar tasas estratosféricas por comisiones de cualquier servicio. Esos pagos que hacemos en pesos se cambian por divisas para transferirse como dividendos a las matrices de los bancos.

El pago de dividendos de las subsidiarias mexicanas de los bancos extranjeros “ha sido por lo general, muy superior a los estándares de la industria” sostiene Guillermo Ortiz, ex gobernador del Banco de México y actual presidente del consejo de administración del Grupo Financiero Banorte. (Reforma, 4 de junio 2012).

Tales transferencias implican venta de pesos en cantidades tales, que afectan la paridad cambiaria peso/dólar. Es una de las causas importantes por las que nuestra moneda, que se cotizaba alrededor de 12 pesos por dólar en febrero, hoy se piense posible que vuelva a rebasar los 15 pesos por dólar.

La remisión de regalías bancarias a sus matrices también limita la capacidad de esos bancos para expandir los servicios financieros y de ahorro en México. La penetración bancaria en México, dice Ortiz, “está considerablemente por debajo de lo que es en países de desarrollo semejante (14 por ciento en México contra, por ejemplo, 43 por ciento en Brasil, 66 por ciento en Chile y 28 por ciento en Colombia). Ello muestra con claridad que la banca mexicana no está cumpliendo a cabalidad con su deber de apoyar el desarrollo del país”.

Y no lo ha hecho desde que se extranjerizó, razón por la cual, desde finales de los años de 1990, buena parte del crédito indispensable para invertir, producir y comerciar ha fluido a través de intermediarios no bancarios, a costos financieros muy altos.

En entrevista con EL FINANCIERO (7 de junio 2012), Juan Guichard, presidente y director general de Invex, aceptó que hay actividades en que los bancos “no están haciendo nada. Un ejemplo es el bajo financiamiento que todavía hay hacia las pequeñas y medianas empresas”.

Es el precio de haber extranjerizado la banca por decisión del gobierno de Ernesto Zedillo, sin regulación alguna. La propuesta de Ortiz es que se les coloque en la Bolsa Mexicana de Valores para tener una mejor supervisión de sus operaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo