Get Adobe Flash player

Reformas a modo

Terminamos 2013 con un cúmulo de reformas para “mover a México”. La pregunta es si esos cambios siguen un proyecto estructurado para lograr que en una o dos generaciones, México crezca con base en tecnologías avanzadas, sea competitivo en el comercio global y tenga un mercado interno en expansión gracias a la ampliación de sus clases medias.

Tal articulación de objetivos, sostiene Carlos Obregón en “México, un país desarrollado (ed. Pensamiento Universitario Iberoamericano, México, 2013) supone una política que promoviera las innovaciones tecnológicas y la conquista de nichos de mercado en países ricos, a la vez que se protegiera el mercado interno.

Supone, también, que los avances en productividad laboral se vinculen a la recuperación del poder de compra de los salarios para fortalecer el mercado interno.

Ni la reforma fiscal ni la energética tienen tales propósitos, aunque tampoco me parece –como se ha dicho- que las reformas en general sean el mero resultado caótico de negociaciones entre las cúpulas de los partidos firmantes del Pacto por México y que carezcan de un modelo preconcebido.

Creo que las reformas se limitan a refuncionalizar el modelo de privatizaciones y apertura externa a las inversiones y el comercio.

Ese modelo tiene 30 años y lastres -como algunos monopolios- que debe soltar para allanar el camino a sus fines: profundizar la integración a Estados Unidos, liberar el comercio exterior y desestatizar negocios, proceso que ya alcanzó al petróleo y la electricidad.

Otras reformas contribuirían a favorecer esos mismos fines, aunque con menor impacto: la laboral, al precarizar contrataciones, despidos y salarios, la de telecomunicaciones para presionar a los monopolios y abaratar servicios estratégicos, y la financiera para ampliar operaciones de la banca de desarrollo como garante de los préstamos de los bancos privados a los que, además, se les facilitará la cobranza a clientes morosos con la expectativa de que abaraten sus servicios y los amplíen a las pequeñas y medianas empresas.

 

El modelo también requiere fortalecer la gobernabilidad del país.

Además de ajustes económicos, el modelo neoliberal dependiente y derrotista que se refuncionaliza, requiere ajustes para fortalecer la capacidad institucional del Estado al gobernar el país.

La gobernabilidad está erosionada por la presencia de poderes fácticos como monopolios y narcotráfico, y por la desconfianza de los gobernados en autoridades menoscabadas y penetradas por la corrupción.

El desgaste del sistema viene de atrás, pero los gobiernos panistas acentuaron la fragilidad institucional, la inefectividad del Estado en la toma de decisiones y los desencuentros entre poderes de la Unión.

Por esa fragilidad crecieron dos problemas torales: la inseguridad pública y el bajo, casi nulo crecimiento económico.

A un año del nuevo gobierno, siguen en aumento los secuestros, las extorsiones y demás delitos que agreden a la sociedad más que el narcotráfico hacia Estados Unidos.

La afectación profunda de la vida colectiva en México por la inseguridad, la deslegitimación social del gobierno por su incapacidad para contenerla y la penetración del crimen organizado en el tejido social, obligan a considerar a la delincuencia como una amenaza integral a la gobernabilidad.

La otra amenaza a la gobernabilidad es la falta de crecimiento económico y la escases de puestos de trabajo. Los que más aumentan son por los que se pagan menos de tres salarios mínimos (3.7 por ciento entre octubre pasado y el de 2012). De tan bajas remuneraciones vive el 60 por ciento de los derechohabientes del IMSS. Un mercado interno de consumo raquítico.

La reforma laboral calderonista, aunque fue aprobada por la actual legislatura, cumplió un año sin haber contribuido a crear nuevos empleos, ni a la impartición de justicia laboral, ni a la competitividad de la economía. Sólo ha precarizado la estabilidad en el empleo.

Ni las privatizaciones ni la apertura del mercado interno al exterior que se ensayan desde hace 30 años, ni la reforma laboral han acelerado el crecimiento productivo, la competitividad, ni el empleo.

Para crecer hay que agregar valor a la producción y eso supone políticas dirigidas a integrar cadenas de actividad en la planta industrial y tecnologías avanzadas que la pongan a competir con eficacia en el mercado mundial, sin dejar de fortalecer el mercado interno.

La reforma política acordada a nivel cupular del PRI-PAN-gobierno no da lugar a ese el tipo de acuerdos básicos entre gobierno, legisladores, el poder judicial, empresarios y trabajadores que se requieren para actualizar el arreglo institucional ante los nuevos desafíos a la gobernabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo