Get Adobe Flash player

¿Seguridad a cambio de que…?

El presidente Peña Nieto promulgó la Ley de Seguridad Interior el 21 de diciembre último, pero no recurrirá a ella hasta que la Suprema Corte de Justicia se pronuncie sobre si es inconstitucional -como sostienen varios organismos internacionales, nacionales y organizaciones no gubernamentales- o no lo es.

“No emitiré declaratoria de protección de Seguridad Interior en los términos de esta ley”, ofreció Peña. Tal declaratoria, dice el artículo 4 de la ley, “habilita la intervención de la Federación, incluidas las Fuerzas Armadas, para que por sí o en coordinación con otras autoridades [es decir, con o sin ellas], realicen acciones de Seguridad Interior para contener y reducir Amenazas a la Seguridad Interior”.

Según la CNDH el peligro de la ley es la ambigüedad de su redacción; su artículo segundo daría lugar a la intervención de las Fuerzas Armadas, “prácticamente respecto de cualquier tipo de actividad” si se considera que amenaza la seguridad interior, porque la ley no establece cómo se determinaría que alguna actividad social afecte el orden interior.

Por ejemplo, por amenazas a la seguridad interior la ley señala, entre otras, “las que afecten (¿?) los deberes de colaboración de las entidades federativas y municipios en materia de seguridad nacional”. Lo mismo puede ser un presidente municipal ligado al narcotráfico que un gobernador de oposición.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos condenó la ley como un peligro para “la libertad de expresión y la libertad de manifestarse”.

Del lado opuesto estaría, con toda probabilidad, la mayoría de los miles de personas cuyas vidas familiar, laboral y social han sido definitivamente alteradas por la delincuencia organizada.

México, dice la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), tiene la tasa de homicidios más alta de los 35 países miembros de esa agrupación pero más grave, dice, es que “La corrupción sigue siendo un problema mayor: el país encabeza la lista de naciones con tribunales ineficaces y lentos, y con gran uso de violencia al momento de aplicar la ley”.

La promulgada ley de seguridad interior no atiende esos aspectos de la inseguridad, que son la impunidad y la injusticia; sólo se refiere a nuevas atribuciones de las fuerzas armadas a las que le da poder sobre las autoridades civiles y la población, con riesgo para las libertades democráticas y los derechos humanos.

Si a los cientos de miles de mexicanos que han sido víctimas de la impunidad de los criminales se les pidiera que pusieran en un lado de la balanza las libertades civiles y del otro la recuperación de la seguridad y tranquilidad perdida, la mayoría diría que vale la pena que todos perdamos libertades con tal de ganarle la guerra a la delincuencia organizada.

El problema es que sería un sacrificio inútil: mientras Estados Unidos sea el principal mercado de drogadictos y exportador de armas para nuestro país, mientras la corrupción en las altas esferas del poder y el mal ejemplo moral que representa siga incontrolada en México, y mientras el 41.8 por ciento de quienes tienen trabajo reciban un salario inferior al valor de la canasta alimentaria, y a ellos se sigan sumando muchos de los mexicanos que está deportando Trump en cifras sin precedentes, seguirá habiendo jóvenes orillados a delinquir y dispuestos a jugarse la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo