Get Adobe Flash player

¿Sobrevivirá Pemex?

Los automóviles necesitan frenos para poder correr, como los mercados necesitan normas e instituciones que los regulen para poder funcionar; Schumpeter hizo la observación a mediados del siglo pasado y la traigo a colación a punto de que el gobierno dé a conocer los detalles de cómo se implantará la reforma en petróleo y electricidad.

Lo que sigue al cambio constitucional,  es la regulación por parte del Estado de la manera como se concretará en los hechos. Conocemos la debilidad de la regulación que rige las operaciones de la banca extranjera, lo cual le permite obtener en México utilidades muy superiores a las que consigue en cualquier otra parte del mundo.

La apertura del crucial sector de la energía a inversiones privadas no tiene que ser contraria al interés nacional siempre y cuando, como dice el Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, el país tenga instituciones fuertes y una política energética consistente a la que pudieran y tuvieran que ceñirse las empresas privadas.

Si no existen tales requisitos, la norma reglamentaria no podrá reunirlos. La propia reforma constitucional debilita en varios sentidos la capacidad institucional del Estado para regular.

Por principio de cuentas, establece que la Presidencia de la República será la única que tenga controles sobre Pemex, Comisión Federal de Electricidad y las nuevas empresas privadas que lleguen a explorar y extraer crudo o a generar electricidad. Al Congreso se le dejó al margen.

Así es, debido a que por una parte, Pemex y la CFE dejarán de ser organismos públicos descentralizados para convertirse en “empresas públicas de carácter productivo”. Eso implica que ambas empresas quedarán fuera del alcance del Congreso para ser investigadas, dado que el artículo 93 constitucional sólo autoriza a las cámaras a investigar a los organismos descentralizados y empresas de participación estatal mayoritaria.

Por otra parte, la reforma no le otorgó atribuciones al Congreso para que pueda pedir informes a las empresas privadas que intervengan en petróleo o electricidad, a pesar de que la manera en que se desempeñen será de enormes consecuencias para el país.

La Presidencia de la República será el centro de las presiones de las petroleras en la negociación de sus contratos, sin que pueda recurrir al respaldo de un Congreso que carece de facultades para intervenir.

Mala táctica de negociación con empresas transnacionales a cuyo inmenso poder económico, se suma el respaldo político de sus gobiernos.

El requisito de una política de desarrollo energético a la cual tuvieran que ceñirse los intereses particulares, se cumple pero a favor de las empresas, no de México. La política ha sido dejar de invertir en exploración y producción de hidrocarburos, y en fuentes alternativas de energía, mientras la hacienda pública se hizo fiscalmente adicta a la renta petrolera.

Tras décadas de confiscarle a Pemex recursos indispensables para mejorar su desempeño, ahora se pretende que en dos años se convierta en una “empresa pública de carácter productivo” y esté en aptitud de competir contra la iniciativa privada.

Para ser “competitiva”, Pemex tendría que reducir personal, corregir ineficiencias operativas, eliminar la corrupción, reestructurarse organizativamente y solventar su pasivo laboral.

Son algunas de las condiciones para que Pemex sobreviva ¿y si no las reúne?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo