Get Adobe Flash player

Un futuro mexicano para México

Guillermo Knochenhauer

 

La élite intelectual tiene responsabilidades grandes en los
muchos problemas de México. Afamados personajes que influyen con sus ideas, sin
embargo no aportan elementos para comprender dónde estamos, a dónde ir y mucho
menos qué hacer.

Un ejemplo de lo que significan las desviaciones de la
intelectualidad lo ofrece la Revista de la Universidad de México en su edición
de julio, en la que Carlos Obregón desmonta la lógica fracasada (en la realidad
de muchos países) del ensayo de Jorge Castañeda y Héctor Aguilar Camín que sin modestia
titularon “Un futuro para México” (Nexos, noviembre 2009, diciembre
2010 y Santillana Ediciones Generales, febrero 2010).

Obregón, autor del libro Teorías del Desarrollo Económico,
Editorial Pensamiento Universitario Iberoamericano, 2008, analiza la propuesta
de Castañeda y Aguilar Camín, y encuentra que está basada en el falso supuesto
de que es posible reproducir en países subdesarrollados, las condiciones que
dieron origen al desarrollo en Europa y Estados Unidos.

Esa quimera es la que ha guiado a México en las últimas
décadas hacia su estancamiento, igual que sucedió en Argentina y en tantos
otros países. La causa primaria del fracaso, dice Obregón, es no tomar en
cuenta que el equilibrio económico depende del arreglo institucional marco y
como es lógico suponer, diversos arreglos institucionales dan resultados distintos,
o sea que los mismos factores económicos (ahorro, acumulación de capital) se
convierten en unos países en inversiones y crecimiento productivo y en otros no.

Se requiere le combinación de múltiples factores para que el
ahorro se convierta en inversión productiva. Uno que Obregón destaca en su
argumentación, es la existencia de una clase media cuyo ingreso le permita consumir
bienes que se producen internacionalmente y que políticamente  posea una cultura desde la cual exija sus
derechos y al hacerlo, determine la conformación de un orden jurídico institucional
que exalte las libertades y garantías individuales, sistema que se conoce como democracia
liberal.

En México, el tamaño de la clase media no alcanza para conformar
un mercado cuyo consumo propicie un equilibrio económico interno y con el
exterior, ni la democracia liberal se ha logrado imponer a las tradicionales
estructuras corporativas.

No obstante, Castañeda y Aguilar Camín proponen un modelo
basado en el ahorro y la acumulación de capital, con apertura económica y privatización
de bienes públicos que implica, desde el punto de vista económico, eliminar los
monopolios del Estado, el sindicalismo corporativo y evitar las concentraciones
monopólicas de empresas privadas.

Desde el punto de vista político, la implantación de tal
modelo requiere una base social que exija acabar con el corporativismo y los
monopolios. Castañeda y Aguilar Camín suponen que “la base social que aspira a
mover esta agenda es clara: la creciente clase media mexicana”. Ahí está, dice
Obregón, “el talón de Aquiles del ensayo de esos autores”. Proponen
“que supongamos la existencia de una clase media amplia con la cual
destruir las instituciones que nos caracterizan y crear nuevas, similares o
idénticas a las occidentales”, a la estadounidense de preferencia.

Sin duda, México tiene necesidad de acelerar su crecimiento
económico, pero no tenemos un modelo industrial competitivo que genere valor
agregado interno y con tecnología de punta. La política industrial asiática,
ejemplifica Obregón, estimula los dos ejes de crecimiento. “Las
exportaciones son el eje básico, pero al mismo tiempo defienden el crecimiento
del mercado interno, mediante una política que obliga a las empresas
internacionales a adquirir insumos locales, mediante una serie de regulaciones
que —sin ser tarifas— dificultan el crecimiento de las importaciones, y mediante
un tipo de cambio subvaluado”.

México también tiene necesidad de reformar el sistema
político mediante el cual se reparte y se ejerce el poder, a fin de elevar la
certidumbre jurídica y el nivel democrático de la gobernabilidad. “Castañeda
y Aguilar Camín tienen razón, dice Obregón: necesitamos una nueva identidad.
Sin embargo, la solución no es volvernos occidentales y olvidar nuestro pasado,
como ellos proponen”.

A partir de anécdotas sobre la desconfianza, el individualismo,
la aversión al conflicto y otros rasgos del “carácter nacional”,
Castañeda pretende desentrañar “El misterio de los mexicanos” que
obstruye el camino hacia ese futuro enajenante que propone junto con Aguilar.

knochenhauer@prodigy.net.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Datos Personales

Guillermo Knochenhauer es:

• Profesor de asignatura por oposición, Sociedad y Estado en México I y II, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

• Licenciado en Sociología y Maestro en Historia.

• Analista en sociología rural.

•Colaborador semanal del diario El Financiero, sección Opinión como analista de asuntos políticos.

•Colaborador semanal del diario La Jornada Morelos, sección Opinión.

Libros

• Coautor del libro "México Hoy", coordinado por Enrique Florescano y Pablo González Casanova, Editorial Siglo XXI (1979)

• Coautor del libro "Por una Nueva Política Alimentaria", coordinado por Gustavo Esteva, (1984). Editorial Opción, S.C. (1984)

• Coautor del libro "El Impacto de la TV en Cinco Comunidades Vírgenes de México", UNAM UNICEF, México 1984, publicado a partir de la investigación sobre Publicidad Televisiva y Cultura Alimentaria, realizada por acuerdo interinstitucio¬nal para UNICEF.

• Coautor del libro "El Sector Social de la Economía, una Opción ante la Crisis, coordinado por Armando Labra y el Dr. Pablo González Casanova. Editorial Siglo XXI, México 1989.

• Autor del libro "Organizaciones Campesinas, Hablan Diez Dirigentes". El Día en Libros-IEPES, México, 1990.

• Coautor del libro "Nueva Estrategia de Desarrollo", Instituto de Investigaciones Económicas, UNAM, 2011.

• Autor de Educación, Productividad y Empleo, publicación mensual y compendio anual del Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo, A.C. entre los años de 1996 a 2003.

• Es autor de una veintena de ensayos en revistas especializadas, como la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, la Revista del Colegio, del Colegio Nacional de Ciencias Políticas y Administración Pública y la Revista y la Revista Comercio Exterior, del Banco Nacional de Comercio Exterior. También ha publicado decenas de ensayos en las revistas Nexos y Este País.

Archivo